miércoles, 10 de octubre de 2012

Presentación

Este documento comenzó a escribirse el año 2001 y la razón para hacerlo fue el convencimiento de que la única manera que se tiene de lograr la regionalización es a través de una descentralización con participación activa de los gobiernos locales, por estar ellos más cerca de la población y sus necesidades; pero para que esto suceda, debería re-potenciarse a las municipalidades, proceso en el que los emigrantes de la zona deben tener una intervención comprometida, por ser quizás éstos los mas motivados y calificados para identificar y promover potencialidades y oportunidades en sus localidades, apoyando de esta manera la gestión municipal.

Desde esta perspectiva, el documento pretende ser un manual para emprendedores e inversionistas en el marco de un programa para el retorno a los lugares de donde salieron, debido a esto, el título nos señala que son unos apuntes para una descentralización con inversión; apuntes que tiene ocho capítulos tratando de señalar un rumbo para los interesados en el tema, los mismos que deberán enriquecerlo desde su propia perspectiva y experiencia en el ámbito geográfico de su localidad.

En la primera parte se describe en forma cronológica todos los intentos que se tuvo en relación con el proceso de la descentralización, analizándose con mayor detenimiento el actual proceso a la luz de las principales normas que para este efecto se tiene hasta la fecha.  Presentándose, así mismo, un planteamiento para cubrir un vacío Constitucional  detectado que haría peligrar el proceso en si, así como la gobernabilidad del país.

En la segunda parte se analizan las municipalidades, por ser éstas las realidades que se tiene y se vive en el Perú profundo, a la luz de la nueva Ley Orgánica de Municipalidades, resaltándose todas las facultades y ventajas que se les presenta en su nuevo rol de promotores del desarrollo social de sus jurisdicciones, así como las facilidades y atribuciones que tienen para atraer la inversión privada a sus localidades.

En la tercera parte se plantea una forma de identificar oportunidades de inversión, realizada,  preferentemente por los emigrantes de la localidad (en el tema de su especialidad) y que salieron a calificarse, de tal forma que ellos en su condición de emprendedores se conviertan en los artífices del Mapa de Riqueza Potencial y Oportunidades de nuestro país.

En la cuarta parte se define que significa ser un inversionista y cómo deben generarse las condiciones para atraerlos, para luego plantear un programa del retorno para los que salieron y los que salimos a la luz de lo que quedó y la nostalgia que frecuentemente se tiene por el retorno; señalándose finalmente las facilidades y posibilidades que se tienen en el mercado y que debían ser aprovechadas por las instituciones financieras para captar y participar en las remesas de los emigrantes hacia nuestro País.

En la quinta parte se sugiere algunas alternativas de promoción y publicidad que tendrían las Municipalidades en su nuevo rol de promotores del desarrollo de sus localidades.

En la sexta parte se puntualiza la oportunidad que tienen las instituciones que se encuentran en la labor empresarial de la educación, habida cuenta que el negocio a futuro para ellos, será el estar educando para la gestión.

En la séptima parte, se describe la aplicación que se pretendía ejecutar en Andahuaylas, mostrándose el proyecto tal como se presentó a la Municipalidad Provincial, así como los resultados que se obtuvieron.

En la octava parte, se realiza una actualización y ajuste del proyecto planteándose al mismo tiempo un sistema de identificación y promoción de oportunidades, el mismo que serviría para revertir el Mapa de pobreza al que nos tienen acostumbrados por un MAPA DE RIQUEZA POTENCIAL Y OPORTUNIDADES.

Luego de esto se hace una invocación a todos los ciudadanos de este país para que no sigan despoblando los lugares donde nacieron pues posiblemente el proyecto ideal, SU PROYECTO, esté en su terruño y él con los ojos de la experiencia vivida estará en condiciones mas ventajosas y favorables para identificarlo y promocionarlo, junto con su Municipalidad.

Y finalmente, en el anexo se presenta una iniciativa de un proyecto de Ley de Reforma Constitucional, que cubra el vacío Constitucional detectado y posibilite la gobernabilidad y el proceso de regionalización, constitucionalmente hablando, sin sobresaltos.

La primera edición

La Primera edición buscaba y/o pretendía señalar una metodología para lograr una descentralización real y efectiva, a partir de nuestra propia experiencia como "emigrantes empantanados en las grandes ciudades" pensando siempre, con la nostalgia que esto conlleva, en el retorno. Sin embargo, cuando se escribió este primer apunte, las reglas de juego todavía no estaban claras ni completas, pues se estaba viviendo toda la efervescencia de la Descentralización; en la actualidad, me atrevo a publicar esta segunda edición, a pesar de que todo el panorama no esta completo, ya que faltan algunos elementos complementarios, pero el más importante, la Ley Orgánica de  Municipalidades, ya ha sido promulgado para así completar lo que postulamos: el Fortalecimiento de los Gobiernos Locales, La Municipalidad,  para atraer Emprendedores e Inversionistas, especialmente a los que salieron.

Y en esa primera edición se señalaba: Pretender realizar una descentralización a partir de un centralismo como el actual es una utopía, puesto que el sólo pensarlo y/o planificarlo, desde Lima, nos pone en una situación bastante curiosa, estamos confabulando contra el sistema desde sus propias entrañas, por lo tanto la pregunta lógica es: ¿Nos lo permitirá? ¿Colaborará con nosotros? ¿Consentirá a que iniciemos su destrucción? ¿O seremos tan ingenuos para pensar que él de muto propio se transforme e inicie un proceso de reconversión en beneficio de los mas olvidados y alejados de los grandes beneficios que por años disfruta?.

La respuesta a todas estas interrogantes tenemos que darla los emigrantes de todos y cada uno de los pueblos de nuestro país, especialmente de aquellos señalados como los más pobres del Perú; por lo tanto la descentralización debe ser  consecuencia de una exigencia organizada y planificada desde las bases mismas de nuestros pueblos y desde la óptica de nuestra realidad, vista por cada uno de los que salimos a las grandes ciudades a "calificarnos para retornar" pero por falta de oportunidades en nuestro terruño nos quedamos empantanados en la rutina y el trajín de estos lugares de "tránsito".

Pero ¿cómo hacerlo?,  si el entrampamiento al que se nos empujó no nos deja tiempo sino, sólo para actuar en la acción del supervivir, ¿se puede pensar en mañana cuando el hoy es incierto?. Creo que todos los días siempre son así, unos más difíciles que otros, pero cada uno lleno de nuevos sueños y oportunidades, sobre todo si nos remontamos en el tiempo, y con la experiencia que ahora tenemos, intentamos retornar a nuestro terruño (aun imaginariamente), para descubrir que sí estamos capacitados y calificados para plantear soluciones que el centralismo no realizará, porque no le conviene y/o porque está muy ocupado en los grandes problemas nacionales.

Desde esta perspectiva, deseo contribuir con algo de mi experiencia sobre todo para motivar a todos los provincianos, como yo, que salieron y que por el sólo hecho de haber salido tienen mayor experiencia y han ido elaborando o conservando un sueño, un proyecto, que desde su perspectiva puede ser útil para su tierra, si puede ser implementado. Y así la acumulación de estos sueños, desarrollado por cada uno de estos soñadores, nos debe dar un Mapa de Riqueza Potencial  y Oportunidades y no sólo, como hasta ahora, un mapa de pobreza reflejado por los indicadores económicos del país, ya que en cada deficiencia existe una riqueza potencial que puede ser convenientemente aprovechada, lógicamente con las condiciones adecuadas para el capital que se decida y se "aventure" a realizarlo.

Esta "aventura" debe tener un entorno y una secuencia dentro del cual desenvolverse para tener éxito, y el primer elemento de este programa, se llama descentralización. Para este efecto y como inquietud para los inversionistas "locales" planteamos una forma que conjugue, las necesidades colectivas con las expectativas individuales, describiendo a través de estos apuntes la posibilidad de una: "Descentralización con Inversión".

La segunda edición

Esta segunda edición pretende: reafirmar nuestra primera apreciación, de que, la única descentralización  efectiva, para la regionalización,  es la descentralización con inversión, preferentemente si ésta se realiza con participación de los que salieron, a través de un programa del retorno de emprendedores e inversionistas, no necesariamente con traslado de sus familias y domicilio, sino eslabonando el lugar donde nacieron con el lugar donde residen, a partir de la identificación de nichos de mercado, en el lugar de su Residencia, para introducir productos que tienen potencialidad en los lugares de su nacimiento.

Todo esto a través de una metodología que integre e involucre las leyes y las oportunidades que estos cambios ocasionan en la población, especialmente en el ámbito Provincial y Distrital, área de influencia de los Gobiernos Locales.

Sin embargo, el tema de Descentralización y Regionalización, esta generando demasiada expectativa en la población; sin tener en cuenta, en forma integral tres factores que son demasiado importantes:

  • Las leyes como tal no son garantía suficiente para una real y apropiada descentralización, sino la voluntad y el accionar de sus habitantes.
  • Los pueblos del interior esperan que con la descentralización se terminen sus problemas económicos y nadie se está tomando la molestia de explicarles que el tamaño de la "torta" económica, es insuficiente si se piensa sólo en el presupuesto del Estado.
  • La mayoría de nuestros Gobiernos Locales, no están suficientemente capacitados ni preparados para accionar en un nuevo escenario, y menos aún, como promotores del desarrollo de sus jurisdicciones.

Frente a estos hechos considero que la única descentralización viable es una descentralización propiciada como un retorno de emprendedores e inversionistas, en un marco de descentralización con inversión  para lo cual debía tenerse en cuenta, que uno de los principales defectos del centralismo (la excesiva acumulación de profesionales e intelectuales en las grandes ciudades, especialmente en Lima) debe servir como un elemento muy importante y básico para conseguir revertir lo que ella misma propició. Ya que si ponemos a trabajar todas estas mentes brillantes en las soluciones para los problemas del lugar de donde salieron, se estaría aprovechando la gran riqueza intelectual de este país.

Y en el caso de los que emigraron al extranjero y que posiblemente estén remesando alguna suma de dinero, que a sus familiares tan solo les sirve para sobrevivir, ¿no les interesará efectuar un solo desembolso para financiar un proyecto que genere fuentes ocupacionales permanentes en su lugar de origen?.

Dentro de este esquema, el reto debe ser, que cada profesional, en el área de su especialidad identifique las necesidades y deficiencias que existen en su terruño, y pensando en las posibles soluciones, estas se conviertan en reales oportunidades de inversión, las que convenientemente promovidas, deberían propiciar un retorno de Emprendedores e Inversionistas.

El retorno no debe ser considerado literalmente, como un retorno físico de los que emigraron, sino como un programa de incentivos para eslabonar los posibles nichos de mercado que puedan haber identificado en el lugar donde actualmente residen con el lugar de donde salieron; vía la identificación de oportunidades (los Emprendedores) y a través del retorno de capitales (los Inversionistas) para generar fuentes de trabajo para los parientes y/o amigos que dejaron.

Como información referencial, se estima que sólo en Lima Metropolitana se encuentran residiendo más de 900,000 profesionales provincianos. Y del extranjero existen estudios que señalan que aproximadamente 1,265 millones de dólares son remesados anualmente.

¿Puede un país tan "pobre" como el nuestro darse el lujo de no aprovechar tanta potencialidad,  habiendo tanta necesidad en el Perú profundo?. Y finalmente ¿podemos y debemos los profesionales provincianos estar tan impasibles a todo este reto y a las reales necesidades de nuestros pueblos?.

Una Descentralización con Inversión debería partir por movilizar a todo este gran potencial, induciéndolos a que cada una de estas personas, tan calificadas y con suficiente entereza y experiencia ya no sólo para los aspectos técnicos sino también en la técnica de la supervivencia, se pongan a trabajar AHORA, en un proyecto para el lugar de donde salieron, de tal forma que en nuestro país se revierta el Mapa de Pobreza con la que se nos cataloga y éste se convierta en un Mapa de Riqueza Potencial el que convenientemente promovido haga posible una real descentralización y regionalización con generación de riqueza efectiva para la lucha contra la pobreza.

Dedicatoria

A Andahuaylas. A mis profesores. A mi familia.
Por haber posibilitado mi formación como ser humano.